Un reciente informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) trata sobre economía circular y cambio climático. El documento destaca la importancia de estrategias como el reciclaje, la reparación, la reutilización y la reducción del consumo de materiales a través de modelos de negocio circulares para lograr reducciones significativas de las emisiones de gases de efecto invernadero. Este enfoque se presenta como una herramienta clave para impulsar los esfuerzos de mitigación del cambio climático en la Unión Europea.

Muchos países europeos ya han implementado diversas iniciativas en gestión de residuos y economía circular para el desarrollo de ciudades sostenibles. Sin embargo, el informe de la AEMA sugiere que se pueden realizar mayores esfuerzos para integrar estas acciones en las políticas climáticas nacionales. La inclusión más efectiva de estos aspectos permitiría una representación más completa de los esfuerzos de mitigación climática. También, aumentaría la transparencia sobre las oportunidades de mitigación mediante el fortalecimiento de las acciones de economía circular.

El cumplimiento del objetivo climático de cero neto para 2050 de la Unión Europea requerirá una acción más decidida en todos los sectores económicos. Se necesita un enfoque particular en la gestión de materiales y analizar cómo se producen, utilizan, recirculan y eliminan. El informe analiza detalladamente cómo los países europeos pueden mejorar la inclusión de acciones de economía circular y gestión de residuos en sus informes oficiales sobre políticas y medidas de mitigación del cambio climático.

La economía circular y el cambio climático en Europa

Según el estudio, la gestión de residuos y la economía circular tienen un potencial sustancial para mitigar el cambio climático. La vinculación estratégica de estas áreas en las políticas climáticas nacionales puede acelerar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, el informe destaca que las acciones de economía circular a menudo están subrepresentadas en los informes climáticos nacionales debido a su complejidad intersectorial y la falta de directrices específicas para su inclusión.

Una conclusión relevante del informe es que, aunque algunas políticas y medidas de economía circular están presentes en el 6% de las políticas climáticas notificadas por los países europeos, rara vez se cuantifican sus efectos en la reducción de emisiones. A pesar de ello, las emisiones totales de gases de efecto invernadero del sector de residuos en los países europeos han experimentado una reducción del 42% desde 1990, y se anticipa una disminución adicional del 68% para 2050 en comparación con los niveles de 1990.

Aunque el sector de residuos representa aproximadamente el 3% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, el informe subraya que un manejo más eficiente de los residuos como recurso y la prevención de residuos pueden contribuir significativamente a la reducción de emisiones en otros sectores.

Fuente: informe AEMA

curso de memorias sostenibilidad ambiental en 2023