La sostenibilidad ambiental también es importante en agricultura. Los sistemas agrícolas mediterráneos son dependientes de la cantidad de lluvia recibida, su estacionalidad, su acumulación, su conservación y que define el agua disponible para el cultivo. Para hacer frente a la sequía se pueden aplicar técnicas para la acumulación y sobre todo para la conservación del agua. Estamos hablando de prácticas agrícolas como el manejo del suelo (laboreo mínimo o no laboreo), ajustar la fertilización (especialmente la nitrogenada), el manejo del residuo para producir cubiertas que protejan la superficie del suelo, el control sanitario en el cultivo, etc.

Además se deben complementar e integrar con el uso eficiente del agua, a través de la elección de material vegetal adecuado, seleccionando los cultivos y variedades. En caso de regadío significa utilizar los sistemas más eficientes de aplicación y una buena programación del riego. Es importante considerar el agua como principal factor de la producción de los cultivos. En nuestras condiciones el 70-75% del rendimiento está determinado por la cantidad de agua disponible.

Es necesario acordarse del agua, no cuando ya no hay, sino planificar estrategias y aplicarlas cuando tenemos esa agua para recogerla, conservarla y utilizarla eficientemente.

Elección y rotación de cultivos para potenciar la sostenibilidad ambiental en agricultura

La elección y la rotación de los cultivos han sido siempre claves en la sostenibilidad de los sistemas agrícolas. No es nada nuevo en las estrategias agronómicas. Actualmente la disponibilidad de menos productos para el control sanitario nos ha hecho volver al uso de las rotaciones como medio de control de malas hierbas, plagas y enfermedades pero también se pueden utilizar para mejorar la fertilidad del suelo y así reducir la necesidad de fertilización.

Los cultivos adecuados para ser incorporados en las rotaciones son dependientes de las características de cada zona. A nivel general, los cereales de invierno son claramente los más plásticos y resilientes, y por ello deben estar en las rotaciones. Las leguminosas (guisante, alfalfa, habines…) y crucíferas (colza, camelina…) son muy interesantes y adecuados en nuestras condiciones pero hay que hacer estudios que cuantifiquen su sostenibilidad económica y ambiental en cada ocasión.

En cualquier caso hay que valorar aspectos económicos, la comercialización del producto, los aspectos ambientales y el uso de recursos naturales de forma eficiente de los cultivos elegidos.

Un foro sobre sostenibilidad ambiental en agricultura

El I Foro Ibérico del Olivar se celebró el pasado mes de marzo en el Palacio de Congresos de Córdoba. Destacó la información sobre una estrategia integrada de protección de los olivos.

Bajo el lema “Un equipo que te protege todo el año“, la compañía Bayer mostró los principales pilares de una campaña inspirados en sus valores estratégicos: innovación, sostenibilidad y digitalización.

En este sentido, Bayer dedica grandes esfuerzos a la investigación y el desarrollo de soluciones personalizadas que ayuden a los agricultores a mejorar y proteger sus cosechas, una innovación fruto de la importante inversión que Bayer destina anualmente a I+D. Esta innovación se complementa con herramientas digitales que permiten a los agricultores tomar mejores decisiones, con un componente muy importante de sostenibilidad.

En el Foro Bayer informó sobre los principales productos para la protección del olivar: insecticidas, fungicidas, bioestimulantes y herramientas digitales. Un ejemplo es Cropping View para Olivo que gracias a su tecnología de última generación, ayudará a optimizar la aplicación de productos fitosanitarios para el control de los repilos en los cultivos.

El objetivo buscado es proteger el olivar desde la sostenibilidad y la innovación, al mismo tiempo que se alcanza la máxima rentabilidad a los cultivos.

Las nuevas soluciones biológicas, las principales amenazas del cultivo (las malas hierbas o plagas y enfermedades) y la importancia de la tecnología para ayudar a mejorar la precisión en los tratamientos son algunos de los principales aspectos que se han tratado, esta mañana, de la mano de diferentes expertos.

sostenibilidad ambiental agricultura

Participantes en el foro de sostenibilidad ambiental de agricultura

En este sentido, Antonio Trapero, del grupo de investigación de Patología Agroforestal, de la ETSIAM de Córdoba, ha hablado sobre el control biológico de las enfermedades del olivar.

Por su parte, Laura Duarte, Campaign Activation de Bayer en Zona Sur, ha presentado Serenade® Aso como una solución biológica innovadora que detiene el desarrollo de patógenos. Además, una vez aplicado al cultivo, Serenade® Aso forma una barrera física que evita que los microorganismos se asienten en los tejidos vegetales, actuando también como inductor de las defensas naturales de las plantas.

Duarte también ha avanzado que “Cropping View para Olivo es la herramienta digital que se encargará de garantizar el máximo rendimiento del olivar. Gracias a su tecnología de última generación, los agricultores conseguirán optimizar la aplicación de productos fitosanitarios para el control de los repilos”.

La situación actual del control de la mosca del olivo en España ha sido otro de los temas que se han tratado en el I Foro Ibérico del Olivar, una actualidad que ha explicado el doctor en Biología del laboratorio de Producción y Sanidad Vegetal de Jaén, Manuel José Ruiz.

Productos propuestos para el olivar

F. Javier Pérez, Grower Marketing Manager Bayer Iberia, explicó “Sivanto marca la diferencia en el control de mosca del olivo, ya que es un insecticida que actúa por contacto e ingestión principalmente en estado juvenil. Se distingue por una propiedad única, el cese rápido de la alimentación, que determina una velocidad de acción tres veces superior a los estándares de referencia“.

Respecto a las principales conclusiones que se pueden extraer tras este encuentro pionero en el que expertos en el cultivo del olivo han compartido sus conocimientos y experiencias sobre el olivar, Pérez ha argumentado que “hemos podido comprobar que estamos ante un entorno retador para los olivicultores, pero también muy dinámico e innovador. Las nuevas amenazas como la xylellas unidas a los problemas de plagas y enfermedades ya existentes, junto con las nuevas políticas verdes europeas que limitan el uso de productos fitosanitarios, invitan a introducir nuevas herramientas en el cultivo, como los productos biológicos y las herramientas digitales“.

Manuel Ruiz, Market Development Agronomist de Bayer en la Zona Sur, hablo de otros productos comerciales de sostenibilidad ambiental en agricultura. Destacó la protección y estimulación natural de ambas fórmulas teniendo en cuenta que no poseen actividad residual. Se degradan rápidamente en el medio ambiente y tienen una rápida absorción y mejora la sanidad del cultivo.

El presidente de la Interprofesional de aceite de oliva, Pedro Barato, ha clausurado este foro señalando que “el olivar, como cualquier cultivo leñoso, no tiene futuro si no hay agua. Es necesario establecer un plan estratégico para que este tipo de cultivos tengan un futuro más cierto, ya que no podemos depender de la meteorología, sobre todo, ante las situaciones de sequía que estamos padeciendo“.

Por otro lado, ha indicado que “ante las normativas que se están imponiendo hoy en día desde Bruselas es fundamental hacer hincapié en la digitalización, investigación y biotecnología. Sin duda, hay que adecuar y realizar los estudios de impacto antes de legislar».