La Directiva sobre informes de sostenibilidad corporativa (CSRD) representa un paso fundamental hacia una economía más sostenible y transparente en Europa. Esta nueva regulación impulsará la responsabilidad corporativa, brindará información clave a los stakeholders y fomentará la inversión sostenible.

La Directiva sobre informes de sostenibilidad corporativa (CSRD) fue adoptada por el Parlamento Europeo en diciembre de 2022. Representa un hito en la regulación europea. Supone un avance en las normas de información de sostenibilidad. Esta norma introduce un marco obligatorio y armonizado para la presentación de información sobre sostenibilidad por parte de las empresas, impulsando la transparencia y comparabilidad en el mercado único.

Los objetivos de los informes de sostenibilidad corporativa

Cada organización considera los pasos para mejorar, pero de forma general, los principales motivos por los que se elaboran los informes de sostenibilidad corporativa son:

Mejorar la toma de decisiones: Facilitar a los inversores, consumidores y otros stakeholders información precisa y comparable sobre el desempeño social, ambiental y de gobernanza (ESG) de las empresas.

Promover la sostenibilidad: Incentivar a las empresas a integrar la sostenibilidad en su estrategia y gestión, impulsando prácticas responsables y la transición hacia una economía más verde e inclusiva.

Reducir el «greenwashing»: Combatir la información falsa o engañosa sobre las prácticas sostenibles, fortaleciendo la confianza en el mercado.

¿Qué información se debe incluir los informes de sostenibilidad corporativa?

 Los contenidos de los informes de sostenibilidad corporativa tratan sobre:

Aspectos medioambientales: Emisiones de gases de efecto invernadero, consumo de recursos naturales, biodiversidad, cambio climático.

Aspectos sociales: Derechos humanos, condiciones laborales, diversidad e inclusión, salud y seguridad.

Aspectos de gobernanza: Estructura de gobierno, políticas anticorrupción, gestión de riesgos, remuneración de los altos directivos.

El formato

Para implementar la CSRD se puede optar por distintos formatos. Los establecidos son:

Informes de sostenibilidad: Se exige la elaboración de un informe anual independiente y verificado que detalle el desempeño ESG de la empresa.

Etiquetado digital: sirve para facilitar el acceso y la comparación de la información.

Estándares de reporting: La Comisión Europea trabaja en estándares específicos. Estos sirven para la elaboración de informes, asegurando la comparabilidad y la calidad de la información.

Las empresas deben saber

La CSRD se aplica a un amplio espectro de empresas:

Grandes empresas: Todas las empresas con más de 500 empleados en la UE.

Empresas cotizadas: Independientemente del tamaño, incluyendo las PYMEs que cotizan en mercados regulados.

Empresas no pertenecientes a la UE: Con una filial o sucursal en la UE que supere los 150 millones de euros en volumen de negocios neto.

 Los plazos de implantación oficiales son:

Desde el pasado diciembre de 2023 es obligatoria la transposición de la Directiva al derecho nacional de los Estados miembros.

Ejercicio 2025: Aplicación de la Directiva a las grandes empresas.

Ejercicio 2026: Aplicación de la Directiva a las empresas cotizadas.

Ejercicio 2028: Aplicación de la Directiva a las empresas no pertenecientes a la UE.

formación avanzada en sostenibilidad ambiental