El efecto de la huella de carbono en ganadería está en estudio actualmente. El conocimiento de los consultores de sostenibilidad permite la implementación de prácticas sostenibles. Un ejemplo, es la reducción de las emisiones de metano mediante la mejora de la gestión del estiércol y la dieta del ganado. También, los sistemas de pastoreo más eficientes y la diversificación hacia formas de producción ganadera más respetuosas con el medio ambiente. Este es el caso de la ganadería extensiva y la agrosilvopastoral.

Estas medidas no solo pueden ayudar a mitigar el impacto ambiental de la ganadería, sino que también pueden mejorar la resiliencia de las explotaciones ganaderas frente al cambio climático y promover la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad.

El impacto de la huella de carbono en ganaderia

La ganadería en España tiene un impacto significativo en la huella de carbono debido a varias razones fundamentales:

Emisiones de gases de efecto invernadero: La cría de ganado, especialmente de rumiantes como vacas y ovejas, es una fuente importante de emisiones de metano. El conocido, CH4, es un potente gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento global.

Uso de recursos naturales: La ganadería requiere grandes extensiones de tierra para el pastoreo y la producción de forraje, lo que puede llevar a la deforestación y la degradación del suelo, contribuyendo aún más a las emisiones de carbono.

Consumo de agua y energía: La producción ganadera también consume grandes cantidades de agua y energía. Sucede tanto en la cría del ganado como en el procesamiento de la carne y otros productos derivados.

Impacto en la biodiversidad: La expansión de la ganadería puede tener efectos negativos en la biodiversidad, ya que puede llevar a la pérdida de hábitats naturales y la disminución de especies nativas.

curso calculo huella de carbono 50h

Los gases de efecto invernadero

Los gases de efecto invernadero o también abreviado (GEI) se identifican como un componente atmosférico, tanto natural como antropogénico. Este fenómeno absorbe y emite radiación a longitudes de onda específicas. Están dentro del espectro de radiación infrarroja emitida por la superficie de la Tierra, la atmósfera y las nubes.

La ganadería es un factor importante para el aumento de emisiones de GEI mundial. La estimación total de las mismas es de 8.1 gigatoneladas de CO2 equivalente por año. Los sistemas de ganadería contribuyen entre el 12% a 19% de gases de efecto invernadero, esto sucede debido a las emanaciones de metano entérico, convirtiéndose en el 44% de GEI por ganadería; N2O que aporta con un 29%, causado por cultivos forrajeros y excremento; y gases de CO2, generados por la pérdida de carbono del suelo y el uso de combustibles fósiles dentro de la finca productora.

Datos de emisiones de gas metano producidos por ganadería

El gas metano, CH4, se viene posicionando como el segundo GEI emitido por ganadería. Este gas tiene 25 a 28 veces más posibilidad de incrementar el calentamiento global, en base a lo que causaría el CO2. El metano antropogénico proviene de varias actividades, entre ellas actividades agrícolas, y actividades pecuarias como la ganadería. Esta genera un 53% de metano proveniente de la rumia de bovinos y de la excreción de los mismos.

Al año, mundialmente, la producción anual a nivel mundial de metano producido por la ganadería es de 80 millones de toneladas/año, según Vásquez-Carrillo & Ku-Vera . Esta cifra equivale al 28% total de emisiones de CH4 antropogénico. La producción ganadera es un componente importante de la agricultura. También un contribuyente principal de las emisiones antropogénicas de GEI. Según Prathap, la ganadería generan 2.098.788 CO2-eq del metano, del cual el 18,9% es proveniente de la ganadería lechera.