La huella de carbono de producto es una herramienta útil para que las empresas puedan medir y evaluar posibles soluciones que reducir el impacto climático de su producción industrial.

¿Qué es la huella de carbono de un producto?

Cuando hablamos de la Huella de Carbono, nos estamos refiriendo a la métrica ambiental que calcula el número de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por una persona, un grupo, una organización, empresa o incluso un producto o servicio.

La huella de carbono se mide en masa de CO2 equivalente (CO2e o CO2eq). Se usa así porque es el gas más abundante entre los GEI y se utiliza como referencia en la medición del resto de los elementos.

Por tanto, la Huella de Carbono de un Producto (o PCF, siglas en inglés) evalúa el impacto de un producto en el cambio climático a lo largo de todo su ciclo de vida. Esto significa que el análisis no sólo abarca el producto en sí, sino que también tiene en cuenta factores adicionales como la cadena de suministro, la logística, la producción interna, la fase de uso y la eliminación de un producto.

Con estos datos, las empresas pueden introducir medidas que reduzcan la contaminación y así colaborar en la creación de un futuro más sostenible.

¿Cómo se calcula la huella de carbono de un producto?

El cálculo para conocer la Huella de Carbono de un Producto (PCF) está unificado por varias normas, como la ISO 14067, el GHG Protocol y la PAS 2050. En general, la creación se divide en 4 pasos:

Definición del objetivo y alcance del análisis: El primer paso, consiste en definir, brevemente, lo que se quiere conseguir con la creación de la Huella de Carbono de Producto. El objetivo del análisis influye considerablemente en el nivel de detalle y el alcance del mismo. Si, por ejemplo, se van a comparar dos productos similares entre sí, se deben considerar en detalle aquellos aspectos del ciclo de vida que sean diferentes. Si, por el contrario, el objetivo es optimizar las emisiones del producto, habrá que dar prioridad a aquellos aspectos en los que se puede influir fácilmente o que tienen una alta participación prevista en las emisiones.

Creación del inventario del ciclo de vida del producto: En esta fase, se analizan las entradas y salidas de todos los procesos que tienen lugar a lo largo del ciclo de vida del producto. Las entradas suelen ser materias primas, productos preliminares, materiales auxiliares y energía. Las salidas son los productos o productos intermedios, los residuos y las emisiones. En el caso de los productos intermedios, el inventario se extiende también a su fabricante.

Evaluación del impacto del Inventario del Ciclo de Vida: Una vez completado el Inventario del Ciclo de Vida, las entradas y salidas determinadas en él se evalúan con factores de emisión, por ejemplo, para convertir las distintas emisiones químicas en cifras uniformes y comparables, como los equivalentes de carbono.

Interpretación de los resultados: En el último paso, los resultados de la evaluación de impacto se procesan e interpretan en relación con el objetivo definido del análisis. Por lo general, esto da lugar a conclusiones concretas, como un punto de referencia de diferentes productos o potenciales de optimización de un producto.

curso calculo huella de carbono 50h

La medición de la huella de carbono de producto

Las verificaciones de para la medición de la huella de carbono de producto se realiza de 4 formas diferntes. Estas son:

CO2 Calculado: acredita la veracidad del cálculo de la Huella de Carbono de un producto/servicio, es decir, el conjunto de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que genera un producto/servicio durante todo su ciclo de vida.

CO2 Reducido: la organización tiene que demostrar que en su producto/servicio se ha reducido respecto al año anterior y se concede su derecho de uso anualmente.

CO2 Compensado: En este caso se calculan las emisiones compensadas en sumideros de contaminación, las cuales serán restadas a las calculadas en la huella de carbono de producto/servicio.

Carbono Neutro: se calcula la huella de carbono con los referenciales reconocidos internacionalmente. Se sigue el orden jerárquico se lleva a cabo un Plan de reducción de emisiones, y las emisiones residuales se compensan a través de los mecanismos de compensación reconocidos. En este caso el referencial existente en la actualidad es la Norma PAS 2060:2014, pero se espera una actualización pronto.

Ventajas de la Huella de Carbono de un Producto

Con el método de la Huella de Carbono de Producto, es posible identificar y evaluar los gases de efecto invernadero que se producen durante todo o parte del ciclo de vida de un producto, dependiendo del enfoque de cálculo y del alcance del análisis. Esto permite identificar las principales fuentes de emisiones, lo que a su vez muestra el potencial de optimización y evitación.

Sobre la base de la transparencia lograda con la Huella de Carbono de Producto, es posible producir productos «neutros en carbono» reduciendo las emisiones a lo largo de la cadena de valor y comprando certificados de compensación para las emisiones inevitables. Esto puede convertirse en un factor de diferenciación decisivo frente a los competidores, especialmente para las empresas con acceso directo a los clientes finales.

Caso práctico del cálculo de la huella de carbono de un producto

Los interruptores diferenciales son un ejemplo de producto eléctrico que se instala en millones de sistemas. Están en prácticamente todos los edificios para protegerlos de graves fallos de alimentación.

Un pequeño interruptor pesa unos 200 gramos. Está fabricado de varios plásticos, así como de diferentes aleaciones de hierro y cobre y un poco de metal precioso. Se espera que funcione durante 20 años con una pérdida de potencia de unos 0,4 vatios. Después se desecha. Aunque varios de sus componentes son reciclables, suele acabar en un vertedero.

En un procedimiento sistemático conocido como evaluación del impacto del ciclo de vida, LCIA, se determina el impacto global de un producto específico en el medio ambiente.

Comienza con una lista de los componentes. Se exponen todas las piezas individuales utilizadas para fabricar el producto, sus materiales y cómo se han procesado. En la LCIA, examinamos todo el ciclo de vida del producto. Se incluye su fabricación, funcionamiento y reciclaje o eliminación. También, las piezas adicionales y las materias primas adquiridas.

Si un producto contiene piezas de cobre, por ejemplo, se considera que cobre primero tuvo que ser extraído, purificado, procesado y transportado.

Las categorías de impacto

Una recomendación para hacer viable el calculo de la huella de carbono de producto de un fabricante es elaborar una serie de categorías de impacto. Hay que reconocer que la evaluación del impacto del ciclo de vida es costosa. Si hubiera que evaluar cada tipo de producto eléctrico -cada interruptor, fusible y motor eléctrico-, el fabricante tendría que hacer frente a enormes gastos adicionales. Pero si conseguimos dividir toda la cartera de productos en clases adecuadas, entonces se puede evaluar toda una cartera con unos pocos análisis detallados.

En cada clase de producto, se realizan al menos tres productos de la clase. Para el resto de los productos, podemos entonces calcular el PCF, por ejemplo, con extrema precisión utilizando un proceso de aproximación matemática. Este proceso es mucho más rápido y podemos seguir proporcionando a nuestros clientes datos fiables sobre los productos.

¿Cómo garantizar que el cálculo de PCF es correcto?

El PCF se está convirtiendo en un índice importante para proveedores y clientes de todos los sectores con el fin de frenar el calentamiento global. Sin embargo, sólo funciona si información de la Huella de Carbono de un Producto es completa y precisa para que pueda interpretarse correctamente.

Para resolver este dilema, Siemens puso en marcha la red global ESTAINIUM. La red ESTAINIUM permite un intercambio seguro de datos PCF fiables en toda la cadena de suministro. La tecnología de confianza garantiza que los datos son fiables y verificables. Al mismo tiempo, se protege la confidencialidad de la cadena de suministro del proveedor. Esa transparencia permite optimizar nuestras cadenas de suministro en términos de emisiones. Así es posible demostrar que el FCP de nuestros productos es mejor que la media.